Rejuvenecer con sonido. Ultherapy

El amor te hace bella.

De esto no hay duda, cuando te enamoras tus ojos tienen un brillo especial, todo el mundo te lo nota, estás más bella, ¿qué ha ocurrido?

Muy sencillo nuestro cerebro nos envía señales constantes de felicidad, de bienestar, de satisfacción y esa situación placentera del interior se manifiesta en nuestro aspecto externo.

Pero no es simplemente ese amor romántico el que nos hace más guapas, también el amor que sentimos por otros seres nos hace más hermosas.

Cuando tenemos sentimientos positivos y afectivos sobre otras personas y estos sentimientos son gratificantes, nuestro aspecto lo transmite. Hay que tener empatía por nuestros semejantes, hay que amar desinteresadamente sin pedir nada a cambio.

Simplemente que te dejen amar es y será el tratamiento más económico y eficaz que te hayas realizado jamás. Por eso mi consejo de hoy es AMA, Ama a todo el mundo, incluso a los animales, a las plantas que cuidas, ellos te devolverán el ciento por uno.

Me gustaría añadir que amases a Dios sobre todas las cosas y que el amor a Dios es deseo de amarlo, pero anda el mundo revuelto con las cuestiones religiosas y no seré yo la que se meta en ese barrizal, así es que si crees ama a Dios y si no crees en Dios ama a tus semejantes el resultado siempre es el mismo tus ojos delatarán el estado placentero y en calma de tu mente y en consecuencia estarás más bella.

Y remontándome a lo más profano, recordarte que si los sentimientos amorosos que te dan alegría, brillo y luminosidad en los ojos no han conseguido hacer desaparecer esas pequeñas arruguitas de alrededor de los ojos que vulgarmente llamamos “patas de gallo”· o tienes el párpado superior algo caído, la solución es tan sencilla como hacerte un Thermage CPT de párpados e inmediatamente tus ojos se volverán más atractivos al elevar el párpado y alisar las arrugas.

Que tengáis un buen verano.
Yo desde aquí os envío mi amor.

Dra. Mercedes Silvestre
Máster en Medicina Estética por la Escuela Española de Medicina Estética y Diplomatura en Cirugía Estética por la Sociedad Española de Cirugía Estética. En el año 1990 comienzo a trabajar la medicina estética con una consulta personal privada en Alcalá de Henares (Madrid) y, mientras tanto, realizo y asisto a numerosos cursos y formación en medicina estética. En el año 2006 me especializo en tratamientos de aparatología norteamericana: desde los láseres más sencillos a los más sofisticados, pasando por radiofrecuencia de última generación y la ultracavitación focalizada. Desde ese momento, mis consultas y tratamientos derivan a tratamientos de alta tecnología, los más punteros del sector, actuales y eficaces. Eso sí, sin descartar tratamientos clásicos de la medicina estética.